17 jun. 2010

Finalmente, se han ido. Ya no siento ganas de luchar por ti.


No sé si esta situación me ayudará o, directamente, me hundirá.
Y es que guardaba la esperanza, de forma egoísta, de que esto no ocurriera; pero me equivoqué, como siempre.

Necesito que el mundo se olvide de mi, y yo de él. Al menos por un tiempo.

He aprobado física. Con algo de suerte, no me quedará ninguna.

2 comentarios: