13 jun. 2010

Juégatela un poco, valiente.

Otra noche perdida inútilmente; me podría haber ahorrado toda esta tontería, que para lo único que me ha servido ha sido para sufrir aún más, e irme a la cama a escuchar música. Pero no; caigo de nuevo y sigo sin darme cuenta de que tengo que aprender a decir que no, sobre todo cuando es lo que me conviene.
Aún quejándome de tener que haberme ido a la cama, me quedo aquí escribiendo esto; si me viene la inspiración a la una de la madrugada, ¿qué le voy a hacer?
Yo, ingenuo, pienso que el mundo se ha dado la vuelta, y que, al fin, ha llegado mi oportunidad otra vez; pero entonces, me viene a visitar la cruda realidad, pone al mundo derecho y me aparece una pantalla gigante con letras de neón delante de mi cara diciendo: ¡Volviste a caer, idiota!
Y a pesar de no ser la primera vez que hace aparición este cartel, nunca sé por dónde aparecerá, y siempre termina ocurriendo lo mismo.
Necesito irme a otra ciudad, para desahogarme de todo lo que me rodea, y sobre todo para conseguir que, al menos durante dos semanas, el dichoso cartel no tenga por dónde aparecer.
Por suerte, ya estoy planeado irme con mi hermana y mi prima a casa de mi tía, en Tenerife, durante alrededor de dos semanas.¡Perfecto!, además de cumplir que sea otra ciudad, tiene playa.
Iré contando con ansia los días que faltan.

En cuanto a física, estoy un poco harto de la energía cinética, potencial, mecánica;
rendimiento, potencia, velocidad del sonido y de la luz, ...
¡Que se pase esta última semana rápido, por favor!

1 comentario:

  1. starbucks! me encantaria poder ir a uno,
    en serio me encanta como escribes todas y cada una de las entradas del blog, no puedo evitar pasarme! unbeso:)

    ResponderEliminar