10 ago. 2011

Nos aferramos al dolor porque es lo único que nos queda. Pero no hay porqué; se puede elegir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario